Paraíso natural bajo la tierra de Asturias

En los Picos de Europa se halla 'el Himalaya subterráneo', la mayor concentración de simas con más de mil metros de profundidad del planeta

Pozo de 100 metros de profundidad en la Torca del Llagu Les Moñetas./ALBA TURMO
Pozo de 100 metros de profundidad en la Torca del Llagu Les Moñetas. / ALBA TURMO
PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA

El paisaje de Picos es sorprendente, sin duda, pero lo que hay debajo es aún más sorprendente». Lo dice Daniel Ballesteros, geólogo e investigador en la Universidad de Rouen (Francia) tras realizar en la de Oviedo su tesis doctoral sobre las cuevas alpinas de los Picos de Europa. En ella documenta más de 3.700 cavidades y un desarrollo superior a los 400 kilómetros de conductos subterráneos, que cada año crece entre ocho y doce más, debido a los nuevos descubrimientos. Son datos que convierten a los macizos del Parque Nacional en un lugar único para las exploraciones espeleológicas, pero su mayor singularidad «es que hay 14 simas de más de 1.000 metros de profundidad. Otros lugares del mundo, como mucho, tienen cinco o seis. Picos es, pues, el que alberga una mayor concentración de simas de esa profundidad. Eso lo hace muy singular», explica el investigador.

El Frailín del Collau Camplengu.
El Frailín del Collau Camplengu.

Vigués de nacimiento y asturiano de corazón, Ballesteros une a su condición de geólogo la de practicante de la espeleología desde los 13 años. «Fue esta afición la que me llevó a cursar Geología en Oviedo, donde tuve la oportunidad de estudiar las cuevas de Picos», relata desde Rouen. El resultado de sus exploraciones aparece reflejado en su tesis, donde además del inventario de cavidades estudió específicamente tres de ellas: Torca la Texa, El Frailín de Camplengu y Pozu Llucia (todas en el entorno de los Lagos). «Estas cuevas destacan porque en su interior están preservados muchos depósitos de sedimentos detríticos: cuarzo, arena, limo, que registran cómo han evolucionado los Picos de Europa durante los últimos cientos de miles de años», apunta, para añadir lo que un geólogo puede leer en las interioridades de esas casi cuatro mil simas: «Que la zona estuvo ocupada por glaciares, los Picos en algún momento se han elevado, se ha formado el cañón de la garganta del río Cares o la fauna que hubo. Todo eso está ahí registrado», señala.

Nieve. Entrada del Torca del Valle del Agua.
Nieve. Entrada del Torca del Valle del Agua.

Aunando su doble condición de investigador y espeleólogo, Daniel Ballesteros colabora en un proyecto impulsado por el Instituto Geológico Nacional y la Universidad de León para poner en valor el patrimonio de las cuevas de Picos: «En él concluimos que el estado de conservación es muy bueno y planteamos la posibilidad de que alguna sima pueda abrirse, no turísticamente, pero sí para permitir expediciones deportivas controladas», desvela. La actual normativa del Parque Nacional como espacio protegido solo permite exploraciones con fines científicos, aunque en el nuevo Plan Rector sí se contempla esa posibilidad en algunas cavidades.

El Himalaya astur

Isabel Díaz Novo, presidenta de la Federación Asturiana de Espeleología, corrobora la necesidad de una puesta en valor del patrimonio geológico de los Picos: «La gente de a pie debe saber que el kart que tenemos en esa zona y en toda Asturias merece ser conocido y apreciado». En tal sentido inscribe el documental que ha realizado con el francés Jean Michel Jorda, 'Picos de Europa. Himalaya subterránea'. El título alude a las palabras del responsable del club espeleológico polaco Wroclaw: «Picos es el Himalaya de las cuevas del mundo». Es la apreciación de alguien que lleva explorándolas más de treinta años. Como los polacos, cada verano acuden al Himalaya asturiano un total de veinte expediciones de todo el planeta. Aquí, ciertamente, están los equivalentes a los 'ochomiles' de la cordillera tibetana, simas y sistemas como el de la Torca del Cerro/Cuetu del Cuevón que, con sus 1.589 metros de profundidad, ocupa el octavo puesto de la clasificación mundial. Situada sobre el Jou de los Cabrones, a más de 2.000 metros de altitud, en 2017 un equipo del proyecto '17 picos 17 simas', ayudado por integrantes del GREIM de la Guardia Civil, consiguió llegar hasta el final de la cavidad, con un desarrollo de siete kilómetros de longitud y condiciones extremas de temperatura y humedad.

Más

La conquista del Cuevón fue un hito, pero la espeleóloga advierte que «la cueva más profunda está aún por descubrir, porque nunca llegamos verdaderamente al fin de ninguna» y revela que las expediciones actuales buscan unir varios sistemas o seguir avanzando en simas exploradas décadas atrás. Ese es el reto que se marcan aficionados a esta práctica como el veterano Javier de Felipe: «No hay récords, solo trabajo en equipo. La exploración de una cueva lleva años». Admite que es un deporte duro: «Tienes que estar muy fuerte» y el camino no siempre es fácil. «Hay huecos donde reptas como una culebra». A cambio él ha visto galerías con estalactitas azules, salas como catedrales o lagunas (sifones) a -1.250 metros. En un mundo donde todo ha sido ya descubierto y fotografiado, la espeleología permite «seguir explorando y saber que nadie nunca ha pasado por ahí. Es un deporte-ciencia que aún da para mucho y especialmente en Asturias», argumenta Díaz Novo. Fuera de Picos, las Ubiñas o Somiedo son otros campos de exploración, aunque con profundidades menores: -600, -750. Teverga tiene el récord en longitud con Cueva Huerta: 22.338 m. (-281 en desnivel), una cavidad de relativo fácil acceso usada por la Federación como cueva-escuela. Como ella, miles repartidas por una región cuyo subsuelo describe muy gráficamente la espeleóloga como «un auténtico gruyere». El Paraíso Natural bajo tierra.

 

Wholesale Mlb Jerseys KG'in9 Share News AIR's duck All Sports Share News Wholesale NHL Jerseys Wholesale NCAA jerseys Wholesale Replica Cheap MLB Jerseys Wholesale jerseys Wholesale Cheap MLB Jerseys From China Cheap NBA Jerseys Bu9'er We Share News Off the World